Teletrabajando desde Asia

Llevo 8 semanas teletrabajando desde Asia. Esto quiere decir que hago toda mis tareas  a 10.000 km de distancia de mis oficinas centrales en vCenter. Adaptarse a Asia implica cambiar tu horario, cambiar tus costumbres, cambiar el idioma… Muchos cambios a asimilar al mismo tiempo. En mi caso particular, las mañanas las dedico a aprender idiomas, hacer deporte, estudiar, conocer Hanoi, y a partir de las 14:00 me conecto con España para teletrabajar.

Aún me siguen preguntando….” Carlos, ¿ pero cómo haces con el trabajo?”

Pues bien, os resumo que he hecho en estas 8 semanas y cómo lo he hecho.

  • 42 reuniones vía skype o hangouts de G+, con un tiempo medio por reunión de 50 minutos.
  • La operativa financiera se está desarrollado sin incidencias, y las que ha habido se han solucionado por email o por skype.
  • Los impuestos y las notificaciones de la AEAT se están tramitado todas on-line en coordinación con el resto del equipo de trabajo.
  • Todos los reportes necesarios para el seguimiento económico y financiero se han realizado correctamente, asistiendo on-line a los consejos de dirección del mes.
  • Se han cerrado on-line contratos con España  y también he podido llevar sin problemas un par de negociaciones importantes (es más, aún sigo con ellas… por desgracia sigue siendo complicado cerrar acuerdos en España ).
  • He mantenido interesantes reuniones en Hanoi y Saigón.

Todo esto no es casualidad. Es necesario prepararse bien para poder hacer correctamente todas estas actividades. En mi caso llevaba desde comienzos de este año preparando todas mis tareas. Algunos las tuve que adelantar, otras las tuve que reorientar, pero lo que más cuesta es algo que poco tiene que ver con la distancia ni con la tecnología.  Lo más difícil (e importante) es la auto-organización.

Adaptarse a Asia implica cambiar tu horario, cambiar tus costumbres, cambiar el idioma… Muchos cambios a asimilar al mismo tiempo. En mi caso particular, las mañanas las dedico a aprender idiomas, hacer deporte, estudiar, conocer Hanoi, y a partir de las 14:00 me conecto con España para teletrabajar.

En esta aventura la tecnología es una gran aliada. Yo uso GoogleApps y un CRM & ERP desarrollado con velneo.  Llevo conmigo lo necesario en seguridad para mi operativa financiera y me apoyo en muchas soluciones de velneo open apps,  entre ellas vCMI . El buen uso de los filtros en gmail, de carpetas en gdocs, las hangouts en google+, google reader y un buen sistema de gestión de tareas unido a un sistema de gestión financiera ágil han sido importantísimos para mi.

Y qué decir de los compañeros de trabajo que se han quedado en las oficinas. Su labor es crucial. Primero, el equipo directivo ha apoyado, apoya y además fomenta el teletrabajo. Todos mis compañer@s en algún momento han hecho teletrabajo y esa experiencia facilita mucho una cultura del trabajo volcada en la coloración remota. Las pegas al teletrabajo se pueden superar… solo hace falta voluntad y trabajo para llevarlo adelante.

Particularmente, ¿qué cosas positivas me está aportando teletrabajar desde Asia?

  • Posibilidad de vivir en otra cultura diferente. Más que nunca… open mind !!!!!
  • Conocer otra forma de hacer negocios y ver cómo trabajan y se relacionan las personas en otra cultura.
  • Idiomas: en Asia la gente joven habla mayoritariamente 2 idiomas, y muchos ya 3.
  • Desconectar de la “crisis” española. La verdad es que la prensa española aburre con tanta desgracia.

Sigue leyendo

El mercado Vietnamita del software y la logística

Las economías asiáticas transmiten dinamismo, y Vietnam no se queda atrás. A esto hay que sumar que es un país con un coste laboral de los más bajos de Asia, que hace que muchas economías de su entorno usen Vietnam como centro de producción.

Muchos de los productos y servicios que he podido ver son de calidad media-baja.  Esto contrasta con la presencia de las grandes marcas occidentales en textil, en automoción, hostelería… solo al alcance de las grandes fortunas o expatriados.

La corrupción está muy presente en conversaciones con locales y extranjeros. Hacer algo aquí implica muy posiblemente pagar a algún funcionario y asociarte con un empresario local. Por suerte hay excepciones.

El sector del software ha sido por el que más me he interesado :  a mi pregunta de si es una buena oportunidad vender software aquí, la respuesta fue clara:  “por ahora no es buen negocio. Otra cosa es producir aquí software para vender en el resto del mundo… eso sí que es un grandísimo negocio”, me han dicho. ¿Por qué? Vietnam tiene un importante número de ingenieros informáticos con una alta formación, gran calidad de trabajo, dominio de inglés y a un coste menor de 500$ mensuales. Esto ha traído aquí a las grandes del software mundial que producen aquí tecnología que venden en el resto del mundo.

¿Hace mucho daño la piratería? Sí, mucho. El ejemplo que me pusieron fue la interesante disputa entre Microsoft y el Gobierno. Todas las oficinas públicas contaban con Windows y la ofimática de Microsoft pirata. Cuando la multinacional americana le pasó la factura por las licencias, el Gobierno elaboró una norma por la cual Linux pasaba a ser el software oficial y único en todo Vietnam. Como os podéis imaginar, Microsoft acabó regalando las licencias al Gobierno.

Otro ejemplo de la multinacional española Inditex : en un centro comercial de Saigón, propiedad del Gobierno, hay una mega-tienda de Zara. Por el logo uno sospecha que es falso, y ciertamente es una tienda falsa que vende ropa de Zara. Cuando los empleados de la multinacional española se enteraron, decidieron no hacer nada… sería perder el tiempo.

También me he interesado por el sector logístico. Con un gran volumen de mercancía con destino a todos los mercados internacionales, la informatización de la operativa transitaria es nula. ¿Motivos? pues me han dado muchos, pero destaco aquí:

  1. El gobierno o el funcionario  puede emitir una norma de obligado cumplimiento en 24h. Esto provoca que mañana necesites un nuevo certificado o requisito.
  2. Esa misma norma puede ser eliminada oficialmente y el funcionario de la aduana no tener conocimiento de este cambio.
  3. La gestión manual funciona y no tienen necesidad por ahora de cambiarla.
  4. Solo las grandes multinacionales (FedEx, DHL, UPS…) trabajan de forma automatizada, pero con sus propios sistemas.

La recomendación a las empresas que quieran ofrecer sus servicios aquí es mantenerse alerta. Como en muchas otras cosas, la clave será estar aquí bien posicionados para cuando dedican informatizar el sector.

¿Por qué vende aquí Mercedes, BMW, Oracle, SAP…? La inversión en grandes marcas es una forma que el cliente vietnamita emplea para ganar prestigio. Aquí se consume el modelo de máxima gama, si compran SAP lo ponen en sus folletos de empresa como algo puntero (como el sello ISO). Por tanto, si inviertes mucho dinero en branding y tienes un buen posicionamiento y reconocimiento, puede que tengas suerte en este mercado.

Del resto, poco a poco te vas dando cuenta cuenta que aquí se vive a un ritmo muy diferente a Europa. Con mucho menos recursos los vietnamitas producen a toda máquina… y por ahora nos salva que su calidad aún tiene mucho que mejorar. En unos años, la generación de vietnamitas adictos al iphone, a Facebook, a la moda y al consumo estará al frente de empresas que competirán con europeos y americanos cara a cara. No queda otra, debemos dejar de ser negativos,  y centrarnos en exprimir al máximo todas las herramientas, habilidades y tecnologías que tenemos para aportar mucho más valor.

Foto real tomada en un mercado de Saigón

Historias de China

Quiero empezar este año recordando uno de mis viajes más impresionantes del 2006. Lo hago porque recientemente me han enviado los amigos de InterChina un informe que hace referencia a las perspectivas económicas y empresariales de China 2007, y quiero aprovechar para completar ese interesante informe con mi experiencia “in situ”.

Además, en estas navidades me he comprado el libro de James McGregor, “China, mil millones de consumidores”, por lo que en estos días iré comentando y ampliando notas interesantes sobre esta apasionante cultura.

Empiezo por el viaje, que seguro os interesa más. En China he estado 2 semanas. He viajado en septiembre y he estado en varias ciudades, pero la mayor parte del tiempo lo he pasado en Beijing.
Si tengo que elegir 3 cosas características de China, me quedaría con su gente (tremendamente cordiales), el tráfico (un caos enorme) y lo “grande” que todo es allí.

Profesionalmente me ha llamado mucho la atención lo que se conoce como el “Silicon Valley” Chino, situado en Beijing y llamado Zhongguancun. Más adelante os daré más información sobre este interesante proyecto chino.

Pero si hay algo que no me ha gustado de china es la poca “calidad” del servicio. Yo creo que al final es el gran caballo de batalla chino, porque a pesar de que pueda ser complicado hacer negocios con ellos por razones culturales, la poca delicadeza (y con ello estoy generalizando, con el problema que ello conlleva) en la excelencia como conocemos en occidente, chocan en la economía global del servicio a la que estamos acostumbrados. Ojo, no critico con esto a los chinos, ni mucho menos (reitero, son gente fascinate y me declaro un enamorado de esa cultura). Reflexiono desde un punto de vista empresarial y con la perspectiva occidental de alguien que investiga una nueva cultura para hacer negocios.

Muy dados a las moralejas y tradiciones, una amiga china me explicaba con un sencillo ejemplo la razón: “si te fijas, cuando alguien te pisa por la calle, no te piden perdón…no es por mala educación, ¡¡¡te imaginas en un autobús lleno de gente pedir perdón a todos y cada uno de los que pisas!!! no es práctico!!!”

Claro, visto así…, pensé yo (pues al siguiente que pise no le digo nada, jeje)
Pues bien, esta frase y la practicidad china creo que es una ventaja competitiva crucial, pero con el tiempo y a medida que la economía y las empresas evolucionen, la practicidad se irá “puliendo” con excelencia (aprenden muy rápido).

Nuestros colegas de InterChina en su resumen anual vienen a decir lo que mucha prensa especializada ha estado comentando estos días. China, junto a Asia, es el principal destino de las inversiones internacionales, y en el 2007 lo seguirá siendo (eso sí, con ciertos matices). El crecimiento Chino seguirá en niveles de dos dígitos (10%), los cambios políticos y económicos seguirán apostando por la liberalización y globalización, y se generarán importantes oportunidades de negocio por el crecimiento del mercado local.

Un dato importante: el objetivo de China en I+D implica incorporarse en el 2010 a las “10 primeras potencias tecnológicas del mundo”. ¿Lo conseguirán? (se admiten apuestas)

Para terminar, recomendaros un libro que leí meses atrás, “China, la primavera que llega”.